Publicado: 15 de Enero de 2018

El 24 de septiembre se conmemoran 132 años del nacimiento del doctor Edward Bach, creador de la terapia de las flores de Bach. Este profesional de la medicina era inmunólogo, bacteriólogo, intensivista y homeópata.

En el campo de Gales, Inglaterra, se dedica a la búsqueda de la medicina natural encontrando en flores, árboles y raíces de la zona plantas con propiedades curativas, en la que él mismo experimentaba sus efectos.

Después de haber descubierto 4, sufrió cáncer de pulmón, diagnosticado por sus compañeros, siendo su pronóstico seis meses de vida, y vivió diez más, en lo que logró completar 38 concentrados florales, con las que hacía las terapias denominadas terapias de Bach.

Las flores de Bach sirven para superar la evasión, los miedos indeterminados, la intolerancia, debilidad de voluntad, dudas, miedo a perder el control, problemas de aprendizajes, celos y apegos, ensimismamiento, baja autoestima, cansancio físico y mental, tristeza, desesperación, rabia, envidia y venganza, nostalgia, falta de creatividad, impaciencia, miedo conocido, exceso de estrés, culpa, excesiva preocupación por los demás, pánico, fanatismo, indecisión, trauma, angustia mental extrema, dominante, cambios, ego, apatía, búsqueda vocacional, pensamientos obsesivos y el rencor.

Pueden ser tomadas por niños, jóvenes, adultos, adultos mayores en cualquier circunstancia, así como mascotas, no causan efectos secundarios ni dependencia.

Las flores de Bach despiertan tu potencial, te hacen más intuitivo, cambias a la polaridad positiva y subes de vibración, lo que te conlleva a una mejor calidad de vida.

¡Consúltanos!