Publicado: 15 de Enero de 2018

El masaje metamórfico se realiza en los pies, manos y cabeza para liberar la tensión emocional y favorecer la relajación física.

El masaje metamórfico fue en principio creado para los bebés y las embarazadas, si bien con el tiempo se ha hecho extensivo a todas las edades, especialmente en caso de estrés, ansiedad o depresión. También es un masaje recomendado para personas de edad avanzada y como terapia complementaria para los enfermos en fase terminal.

  • Mejora la autoestima.
  • Aliviar la tensión emocional.
  • Ayudar a restablecer el equilibrio emocional.
  • Previene la depresión y reduce el estrés.
  • Mejora los problemas de insomnio.
  • Alivia la sensación de inquietud y angustia.
  • Aprender a escuchar a nuestro cuerpo.
  • Durante el embarazo ayuda a sentirse segura y preparada para el parto. Previene el cansancio y la hinchazón de piernas y alivia el estrés prenatal.
  • En el caso de los niños, este tipo de masaje ayuda a superar miedos, a ganar en seguridad y a mejorar la concentración y reducir la hiperactividad.